La palabra justa

Imagen

Rodolfo Walsh es quizás uno de los mitos más grandes en el periodismo argentino. Tanto para sectores revolucionarios de izquierda, peronistas o conservadores, es el arquetipo del periodista: aquel servidor social que debe darlo todo por develar los más turbulentos rincones del poder aún en tiempos difíciles. Hoy, en un nuevo aniversario de su desaparición por parte de la Dictadura Militar de 1976, lo recordamos.

Por Pablo Díaz Marenghi – @pablodiaz91 – 25/03/2013

Lavacopas, limpiador de ventanas, comerciante de antigüedades, criptógrafo en Cuba, fueron algunos de los oficios de este hombre que con su pluma y su palabra quedó grabado a fuego en la historia argentina para toda la eternidad. Amado por muchos, odiado por otros, pero respetado por una amplia mayoría, Rodolfo Jorge Walsh moría por “dar testimonio en tiempos difíciles” –como escribió en su Carta Abierta a la Junta Militar– un 25 de marzo de 1977 .Un grupo de tareas del Centro Clandestino de Detención Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) lo fusiló en la esquina de San Juan y Entre Ríos. Desde aquel entonces se encuentra desaparecido. La dictadura militar argentina consideraba su existencia una piedra en el zapato de su plan de “aniquilación total de la subversión”. Los militares silenciaron al cuerpo pero su legado permanece.

Es curioso repasar la historia personal de Walsh y toparse con sus inicios en la militancia dentro de la Alianza Libertadora Nacionalista– grupo ultracatólico y antiperonista-. ¿Cómo pasaría de ser nacionalista a marxista y luego peronista?  Él mismo lo definió en un texto maravilloso: “Soy lento, he tardado quince años en pasar del mero nacionalismo a la izquierda”. Luego le diría al historiador y periodista anarquista Osvaldo Bayer que se volvió peronista porque “el pueblo está con el peronismo”  y su deber era permanecer junto al pueblo.

Rodolfo Walsh aspiraba a convertirse en escritor – y lo sería hasta su muerte ya que así se define al firmar su célebre “Carta Abierta”- . Comenzó sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras pero los abandonó y comenzó a trabajar como corrector de pruebas y traductor en la editorial Hachette. En aquel entonces Walsh escribe sus primeros textos, en principio del género policial. Su antología de tres cuentos “Variaciones en rojo”, le valdría el Premio Municipal de Literatura en 1953. Sin embargo, pasaría a ocupar el lugar de las “plumas malditas de la literatura argentina” – al igual que el brillante Roberto Arlt– para luego volcarse hacia el periodismo.

El ajedrez era otra de sus más grandes pasiones. Era habitual vero en los bares de la ciudad de La Plata –donde vivió diez años-  jugando interminables partidas contra cualquier adversario que se le cruzase. Fue durante una de aquellas tertulias donde Rodolfo oyó la frase que invertiría por completo el eje de su vida: “Hay un fusilado que vive”. Semejante contradicción fue un estallido en la mente de Walsh. Allí nacía su obra más célebre en el periodismo y la literatura: “Operación Masacre” (1957) – donde narra la historia de los fusilamientos de trece civiles ocurridos en los basurales de José León Suarez durante la dictadura de Aramburu en 1956- y un camino de ida hacia una militancia por la justicia sin temor a las consecuencias.

La historia periodística de Walsh es monumental. En 1959 parte a Cuba entusiasmado por la Revolución Cubana. Allí conoce a Fidel Castro y a Ernesto “Che” Guevara y funda la Agencia de Noticias Prensa Latina junto a célebres periodistas como Gabriel García Marquez, Jorge Masetti, y Rogelio García Lupo; se propone difundir noticias desde la perspectiva revolucionaria del gobierno cubano. Luego de Operación Masacre,  continúa sus investigaciones – ¿Quién mató a Rosendo? (1969) y “El caso Satanowzky” (1973) son las más destacadas-  y muchas son publicadas en el semanario de la “CGT de los Argentinos”, organización sindical peronista-clasista al mando de Raymundo Ongaro.  Su militancia se profundizaría al integrarse, a mediados de los setenta, al movimiento guerrillero peronista Montoneros –siempre con cautela ya que nunca se sintió cien por ciento peronista-.

En Montoneros – donde se lo conocía con el nombre de guerra “Esteban” o “Profesor Neurus”- fue jefe de inteligencia y director de la sección policiales del diario Noticias– periódico oficial de la organización que contaba con plumas destacadas como Miguel Bonasso, Horacio Verbitsky, Paco Urondo, Juan Gelman, Miguel Bonasso y un jovencísimo Martín Caparrós. En 1973 se aleja del movimiento por diferencias con “la cúpula” y se recluye en diferentes islas del tigre de manera clandestina. Algunos invitados de lujo – como Horacio Verbitsky o David Viñas – compartieron tardes de pesca con el periodista exiliado por obligación dentro de su propio país.

Fue durante la clandestinidad donde Walsh emprendió otro de sus proyectos más trascendentales y reveladores de su militancia: la Agencia de Noticias Clandestina (ANCLA) encargada de difundir fusilamientos, desapariciones y torturas llevadas adelante por la dictadura militar de 1976.  El trabajo, llevado adelante por una decena de periodistas y militantes, era de sumo riesgo ya que obtenían información y pactaban entrevistas en situación de persecución absoluta e inminente riesgo de captura por parte de las Fuerzas Armadas. El libro “ANCLA : una experiencia de comunicación clandestina” de la licenciada en Ciencias de la Comunicación y periodista Natalia Vinelli documenta y analiza con creces el trabajo llevado adelante por Walsh y continuado hasta septiembre de 1977 por Verbitsky.

El 25 de marzo de 1977, cumplido un año de gobierno de la Junta Militar presidida por el Teniente General Jorge Rafael Videla, Rodolfo Walsh partió hacia su última misión. Se despidió de su compañera Lilia Ferreira en la estación Constitución con la promesa de reencontrarse al día siguiente. Nunca más regresaría.

Mientras entregaba en redacciones de diarios, radios y casas de periodistas su “Carta Abierta a la Junta Militar” donde repasa de manera exhaustiva y precisa las atrocidades emprendidas por el gobierno de facto es cercado por un grupo de tares de la ESMA. Terco hasta el último suspiro, decidió no rendirse y desenfundar su pequeño revolver que siempre llevaba por precaución escondido en su tobillo. Se defendió hasta donde pudo. Una descarga de metralla acabó con su vida y su cuerpo fue trasladado a la ESMA como trofeo de guerra. Su cuerpo jamás fue encontrado.

Es discutible si Walsh se autoinmoló o no. Muchos creyeron que al quedarse en el país estaba condenado – Bayer, por ejemplo se lo ha dicho de manera explícita antes de partir al exilio-. Es probable que haya sido su intención desde el principio, como reza el final de su “Carta Abierta”: “sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.”

Antes de morir, Walsh ya estaba medio muerto. Había perdido a su hija Vicky – militante de Montoneros- en combate contra las Fuerzas Armadas, y a su amigo y colega Paco Urondo. El poeta y periodista se suicidó con una pastilla de cianuro cuando se vio acorralado por las fuerzas militares. Es célebre su frase: “Empuñé un arma porque busco la palabra justa.” Rodolfo Walsh siguió los preceptos de su amigo hasta las últimas consecuencias. Jamás renunció a la palabra justa.

Anuncios

Acerca de Pablo Díaz Marenghi

Periodista / Docente / Comunicación #FSOC / Redacción @artezeta / Colaboro en @DiarioZ @NiaPalos y @Ultra_Brit / Conduzco @hoyeselfuturo / Twitter @pediazm / LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Periodismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s